Ingreso a suscriptores
Correo electrónico
Contraseña
Olvidé mi contraseña Entrar
ContÁctenosUsted está en Inicio / Números anteriores / Volumen 17, Número 2 / Las tecnologías facilitadoras favorecen a los API altamente potentes y poco solubles

Las tecnologías facilitadoras favorecen a los API altamente potentes y poco solubles

ASÍNTESIS Y MANUFACTURA DE APIS



Cynthia A. Challener

Los excipientes y las nuevas técnicas de procesamiento pueden marcar una verdadera diferencia en el desarrollo de tratamientos altamente potentes.

A medida que las compañías farmacéuticas y biotecnológicas buscan mejorar las opciones de tratamiento oncológico y de otras áreas de enfermedades crónicas y raras, la potencia de las nuevas entidades moleculares ha seguido aumentando durante la última década. Aproximadamente 70–80% de los fármacos en la cartera farmacéutica de desarrollo, exhiben baja solubilidad y entran en la Clase II o IV del Sistema de Clasificación de Productos Biofarmacéuticos (BCS, por sus siglas en inglés), según un Estudio de Mercado de 2015 de Kline & Co., siendo la mayoría de estos compuestos Clase II (baja solubilidad, alta permeabilidad) (1). Lonza Pharma Biotech & Nutrition reportó a Pharmaceutical Technology que 20% de la cartera actual de desarrollo de fármacos es muy potente y/o requiere un manejo especial y también tiene desafíos de solubilidad o permeabilidad.

Si bien los desafíos de solubilidad y biodisponibilidad no son exclusivos de APIs altamente potentes (HPAPIs, por sus siglas en inglés) y en el mundo de las moléculas pequeñas, dependen en gran medida de sus residuos y morfologías particulares, los HPAPI poco solubles pueden plantear desafíos adicionales con respecto al desarrollo y la fabricación de la formulación. Varias tecnologías facilitadoras están ayudando a los fabricantes de medicamentos y sus socios subcontratados a superar estos obstáculos.

Múltiples desafíos
Cualquier manejo de HPAPIs requiere cuidado, equipo apropiado y buenas prácticas para garantizar que el operador se mantenga seguro en todo momento, según Alyn McNaughton, directora técnica en Lonza Pharma Biotech & Nutrition. “Las compañías y los fabricantes de la industria biofarmacéutica deben dedicarse a garantizar que los operadores puedan hacer su trabajo de manera segura y sin preocuparse por una contaminación. Junto con los desafíos técnicos de incrementar la biodisponibilidad, se puede requerir tiempo adicional y áreas experimentales exclusivas, lo cual puede dificultar el cumplimiento con los plazos de desarrollo,” observa.

Como un ejemplo, las moléculas complejas diseñadas para proporcionar actividad dirigida, mientras minimizan los efectos secundarios, comúnmente tienen también una permeabilidad que es limitada debido a su gran tamaño, según McNaughton. Como consecuencia, la variabilidad de la dosis absorbida puede ser grande si el producto no está formulado de manera robusta.

Incluso para materiales donde la biodisponibilidad se puede mejorar fácilmente, la dosis requerida en el producto puede ser increíblemente baja, con frecuencia de solo unos pocos microgramos o menos, agrega McNaughton. "Esta situación presenta el desafío secundario de lograr la homogeneidad dentro del producto, donde una partícula individual de HPAPI puede ser una gran parte de, o incluso más grande que la dosis especificada,” dice.

El tamaño de partícula de los API puede influir fuertemente en la velocidad de disolución. Con este enfoque, según Jessica Mueller-Albers, directora estratégica de comercialización para soluciones de administración oral de medicamentos en Evonik, el gradiente de concentración entre el intestino y los vasos sanguíneos se incrementará para facilitar el transporte de fármacos y, en consecuencia, la absorción. Sin embargo, las partículas micronizadas se pueden asociar con mayores riesgos para la salud.

“La elevada potencia de estas moléculas puede crear posibles problemas de exposición para los trabajadores, incluso en cantidades extremadamente pequeñas. Se requieren procesos especializados y experiencia en el manejo y la contención del fármaco, así como de intermediarios resultantes de la ingeniería de partículas y la fabricación del producto farmacéutico terminado,” señala.

De hecho, los desafíos en la contención pueden limitar la tecnología que se puede implementar para mejorar la solubilidad, según Adam Kujath, director sénior global de ciencia y tecnología de la fabricación en Alcami. "Los enfoques comunes del API para las formas farmacéuticas sólidas para mejorar la solubilidad, como la micronización y el secado por aspersión, son más difíciles de equipar con sistemas de contención adecuados. Por ejemplo, la molienda de sólidos, aunque no es imposible de realizar en una contención adecuada, plantea un desafío, ya que tiende a crear polvo en el espacio respirable de cualquier trabajador. Para las formulaciones parenterales, la liofilización presenta un desafío similar,” dice.

Busca un artículo

En este número
En todos los números

Buscar
Inicio | Mapa del sitio | Contacto | Próximo Número
Pharmaceutical Technology en Español es una publicación editada y distribuida
por Revistas para la Industria S.A. de C.V. en México, Centroamérica y el Caribe.

Toda la publicidad, información y conceptos que se publican en Pharmacutical Technology
son responsabilidad absoluta de cada uno de los autores y firmas comerciales.

Copyright. Todos los derechos reservados | Ver políticas de uso | AVISO DE PRIVACIDAD
Pharmaceutical Technology es una publicación de ADVANSTAR* COMMUNICATIONS
Atención a clientes:
Insurgentes Sur 605, Desp. 404-D. Col. Nápoles,
México D.F., C.P. 03810
Tel. 52 (55) 5659-8880, 52 (55) 5536-2100.
info@pharmatechespanol.com.mx